Un momento inesperado (Gabriela Ayanegua)

Un momento inesperado

La familia Contreras se encontraba triste en un cementerio, había sido una semana de varias pérdidas, parientes, amigos, y conocidos de la familia habían muerto en un accidente aéreo, en su avión privado, cuando iban de vacaciones a Londres, este ocurrió porque Manuel, un integrante de la familia y el piloto, se había quedado dormido, ya que la noche anterior fue a festejar con sus amigos de que les habían dado vacaciones, solo 10 personas de la familia no fueron al viaje por cuestiones de trabajo, salud y estudio.

Después de la ceremonia todos fueron a casa a leer unas palabras para cada uno de los fallecidos, terminado esto fueron a dormir con lágrimas de tristeza. Al día siguiente siguieron con sus vidas destrozadas pero firmes.

Las personas que no fueron al entierro se encontraban en un parque disfrutando de sus vacaciones ya que no podían ir con los demás, para ellos era un día maravilloso en el podían despejar sus mentes del trabajo y la universidad, hasta que Julián, hijo de uno de los fallecidos, recibió una llamada de su abuelo Carlos que le decía que su padre murió cuando iba a Londres con la familia para encontrase con su esposa, la cual se encontraba trabajando. Julián tomo de sorpresa esta noticia porque su papá era un excelente piloto muy reconocido por su labor. Los que se encontraban en el parque se enteraron de la noticia cuando Julián salió corriendo al cementerio con lágrimas en su rostro por haber perdido a la única persona que lo entendía.

Julián con tanta tristeza y enfurecimiento de que Dios se llevara a su padre y su demás familia le pidió de diferentes maneras que los dejara ver por última vez. Sus suplicas se cumplieron después de 5 años cuando se iba a casar, Dios hizo esto porque sabia que su padre le había prometido que lo iba a ver casarse. Al final de la fiesta de compromiso, siendo las 7:00 pm Julián y su esposa se iban a ir de luna de miel cuando de repente 20 mariposas (siendo el numero de personas que murieron en el vuelo) amarillas bajaron como la lluvia de una manera tan maravillosa que nadie pudo contener la felicidad de saber que estas eran los espíritus de sus familiares. Desde ese instante la familia Contreras encontró la felicidad que habían perdido cuando perdieron a 20 personas que nunca olvidaran.

 

Gabriela Ayanegua Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s