TRAGEDIA EN INVIERNO (Esteba Ortiz)

 

Un día Nataniel Zeul, se encontraba jugando en la casa de su abuelo, cuando este lo invito a sentarse al lado suyo: “No me queda mucho tiempo de vida, nieto mío ven y siéntate, te voy a contar algo muy peculiar que sucedió en mi niñez”.

Todo comenzó en Checoslovaquia, en un pueblo apartado, era invierno y la niebla cubría los techos y árboles, que, desde el edificio de Prudow, daban un paisaje digno de ser adorado.

 Comenzaban a surgir extraños rumores de la extraña desaparición de un grupo de jóvenes excursionistas que se adentraron en el bosque, se perdieron en la bruma y nadie los volvió a ver, a salvo de un campesino que asegura que los vio maltratados y a medio morir, caminando guiados por una extraña figura que él no distinguió bien.

 Tu tío abuelo y yo nos asustamos ya que en ese grupo iba tu tatarabuelo como guía, el cual queríamos mucho, nos armamos de valor y fuimos al bosque, en el cual nos internamos por casi 4 años, aunque los últimos dos años no fueron de mucha importancia ya que solo caminamos sin rumbo, por eso solo te voy a contar lo que paso al principio:

PRIMER AÑO:

Caminar y caminar, eso era lo único que hacíamos, por bosques, pueblos y casas, y no encontramos señal de tu tatarabuelo, fue hasta que, por un sendero comenzamos a hallar manchas de sangre, después de subir más la montaña, lo único que veíamos eran charcos y charcos de sangre, no veíamos señal de la civilización. La niebla comenzó a acortarnos la vista, no veíamos nada a nuestro alrededor, nos comenzamos a asustar, a desesperar y luego no encontramos más salida que el llanto, mas sin embargo la esperanza volvió a nosotros cuando la niebla se disipo y logramos ver la casa del campesino que, asegura haber visto al grupo de jóvenes, él nos recibió y allí nos alejamos por 9 meses, partimos, caminamos por 3 meses, cumplimos un año buscando a tu tatarabuelo

SEGUNDO AÑO:

Esta vez fuimos más inteligentes, antes de irnos recogimos más provisiones una carpa y materiales para hacer fuego, de los cuales solo utilizamos la carpa, una noche decidimos caminar más y no dormir, grave error, bien por la noche comenzamos a sentir que alguien nos estaba siguiendo comenzamos a oír pasos, pero era una liebre, y claro los dos nos reíamos, pero aunque creíamos que íbamos bien tu tío abuelo y yo nos desmayamos. Al despertar nos dimos cuenta que tu tatarabuelo nos levantaba y que demás muchachos hacían lo mismo, nos alegramos y mucho pero nos dimos cuenta que no era nuestro bis abuelo el que nos levantaba sino que era un muchacho en muy mal estado.

 Y ahí nos dimos cuenta que estábamos en ese grupo de jóvenes, lo que habíamos vivido solo era un sueño, nuestro tatarabuelo nunca se había perdido, era la extraña figura que nos guiaba, nos había maltratado y golpeado y nos conducía por el bosque, enviándonos directo a nuestro fin. Nos abalanzamos contra el con piedras y palos dejándolo muerto en medio del bosque.

Anduvimos en el bosque por 2 años, moribundos, comiendo lo que nos botara el bosque hasta que nos encontró un leñador nos llevó a su casa, la cual es esta la que me dejo de herencia.

Segundos después el abuelo dio su último suspiro y murió de un ataque cardiaco causado por revivir esos dolorosos momentos de su vida.

DE SUEÑO A REALIDAD (Felipe Morales)

DE SUEÑO A REALIDAD
Para este día había una extraña lluvia de hojas amarillas, en el pueblo había una doctor que todos querían mucho.
El hombre estaba con un grupo de niños los que le preguntaron que que pensaba acerca de esta extraña lluvia. se siento como una lluvia de mariposas amarillas. los niños asombrados le preguntaron porque y el empezó a contar una historia.
Este fue el día mas especial de mi vida. estaba con mi familia en la casa de mi sala, de repente sentí la necesidad de salir a dar una paseo,llego a un lugar en el que habían muchos arboles esta tan cansado por la caminata que decidió acostase, durante mi reposo me quede dormido y empece a soñar. Soñé con mi familia en el futuro eramos exitosos tenia una linda esposa y dos hermosos hijos. también soñé con ser un doctor muy grande al que todos quisieran
apesar de ser tan pequeño me sentía muy feliz.en mi sueño me veía en donde estaba sentía como mil y mil mariposas se posaban y paseaban a mi alrededor,
no sabia que era pero para mi inmadurez sabia que era algo bueno,
mi adrenalina subia y subia que desperte
note un monton de hojas a mi alrededor del arbol en el que me habia recostado
estaba muy contento y quería que ese simple sueño se convirtiera en mi realidad, este doctor concluyo preguntando a los niños que cual era su sueño que como querían que fueran sus mariposas amarillas, el le dio un gran consejo a esos niños, les dijo que en la vida era necesario soñar para que supieran que querían ser y así luchar para que esos sueños se convirtieran en una feliz realidad.
FIN

LA VERDAD DE LAS COSAS (Santiago Arias)

LA VERDAD DE LAS COSAS 

No pensé nunca que los tiempos cambiaran tan rápido provocando que mi mente se oscurezca buscando un foco de luz que me sacara de esta penumbra que a hecho que estos últimos días mi vida cambie tan drásticamente como lo hace la muerte en un cumpleaños. El recuerdo de mi madre me persigue como lo hace el amor a la locura y mi alma poco a poco se va yendo buscando esta luz que hasta esta ora no la he encontrado, a si mismo las personas hablan como si fueran las únicas de este planeta causando un estremecedor ruido que me lleva a cambiar mi opinión de la vida y a hacer me una pequeña pregunta como ¿Por qué estoy aquí rodeado de estas cuatro paredes y vigilado mis 24 horas del día como si fuera un delincuente? Esta pregunta resonara siempre en mí, como lo hacen esas pequeñas boses diciéndome que la vida no existe, que mí cuerpo solo es una pequeña parte del mundo y que yo solamente serví para hacer estragos en esta sociedad como lo han hecho muchos dictadores.

Mi mente se va oscureciendo cada vez más rápido y estas voces vuelven a mí hablándome de la muerte de mi madre como si supieran, mientras tanto una paloma se va acercando como para muchos símbolo de paz, pero para mi imagen de repulsión y promesas incumplidas como lo es hoy en día en esta sociedad que lo único que busca es hacer daño a las demás personas y fingir que no sabían acerca de esto, de un momento a otro dicha ave lanas su vuelo y se escuchan como las personas se saludan con un hola y tiempo después se despiden en voz alta como si pensaran que  su conversación fue interesante sabiendo que no lo fue y buscando llamar la atención de estas personas dispersas.

Tiempo después vi como pequeñas mariposas amarillas salían de las nubes como gotas  de agua, y se aproximaban cada más a esas personas corruptas e incorregibles con almas putrefactas que solo buscan el dolor y el dinero de los de más y dichas flores amarillas se volvían cuervos al pasar al lado de esas cosas, esto es la verdad absoluta e irrefutable , como esto poco a poco va cobrando venganza como lo he hecho yo saliendo de esta jaula y poniendo en duda el rango de esa cosa  quitándole la máscara a esas personas que prefieren matar a amar , y por esto estoy acá a punto de morir con personas gritando libertad, amor, locura y bondad.

TORRADÍA: ENTRE EL OLVIDO Y LA IMAGINACIÓN (Por Juan Sebastián Moreno Z.)

El temblor en sus cuerpos era algo natural; habían aprendido a vivir con esa extraña sensación de tener húmedas sus ropas, a pesar de poner sobre sus cuerpos abrigos, sacos y mantas. La temperatura de aquel lugar olvidado por la civilización era algo extremo, que ni siquiera los inviernos más fuertes que se han vivido por los hombres lo han hecho sentir. Aquello enfriaba hasta lo sueños de quienes allí vivían.

Enclavado en lo más alto de los Andes americanos, estaba este pequeño poblado llamado Torradía. Su nombre recordaba algún lugar caluroso en el planeta, pero nada más distante que el calor, que sólo se podía sentir si se acercaban los rostros a los leños candentes de las chimeneas de cada casa del callado y, en cierta medida, triste pueblo, en medio del blanco manto que se unía con las heladas nubes que pasaban dejando su recuerdo helado en los techos de todas las viviendas, que por cierto solo eran tres.

Allí, en esté inhóspito lugar se encontraba la pandilla de Shaun Lawrence, su hermano, sus dos primos y una amiga. Todos tenían algo en común, eran hijos de viajeros que subieron, pero encontraron una dificultad en sus retoños, así que decidieron abandonarlos.

Los pequeños sobrevivieron a este clima, lo cual es extraño, además fueron encontrados por un tal señor llamado Ramiro Aortamienti, que por cierto los alimentó, cuidó y enseñó a recolectar, cazar e imaginar. Así pasaron los años, y los niños cada vez crecían más, y el viejo cada vez parecía más muerto, hasta que llegó el día en que este abuelo, en el que los niños habían encontrado confianza, murió.

Los pequeños estaban confundidos, porque no sabían que le pasaba a su amigo, pero como cualquier otro niño se olvidaron de él y pronto fue cubierto por ese manto blanco que se extendía por las montañas.

Olvidándose de todos sus deberes, se reunían debajo de sus casas con pequeños pedazos de un desconocido material, que al ser iluminado por la luz incandescente del fuego en las chimeneas creaba un espectáculo inimaginable: los objetos se elevaban al igual que los sueños de lo niños, reflejaba todos los colores que ellos no habían visto jamás; cada uno al ver esto quedaba inmóvil pensando, reconstruyendo en su mente una escena muy particular en la cual cada uno tenía la visión de su mundo… cuando pasaba esto, se quedaban dormidos, soñando, dejando volar su mente.

Por su parte, Shaun Lawrence y Patrick Lawrence, pensaban en que  eran los jóvenes comandantes del prestigioso Barco Rogen Mount; estaban en las espesas tinieblas de las Islas congeladas de Rotananegida, pero un gran pozo de lodo blanco no les permitía el paso, y sabían  que si pasaban por él, no habría marcha atrás; estaban acompañados por su pandilla y cada uno tenía un empleo en su embarcación. Shaun y su hermano verdaderamente estaban asustados, no sabían qué hacer, pero recordaron las  lecciones que les dio su Gran amigo Ramiro cuando se encontraban en la gran masa de árboles, llamada bosque; que cuando imaginara no usara los sueños en contra suya.

Así que se decidió: con su gran poder en esta historia, se apoderó de sus recuerdos y cubrió todo el pozo con las grandes nubes de su pueblo, que se confundían con el manto blanco; al hacer esto, en Torradía por fin se despejo el Cielo, el sol salió y al poblado entró el calor que producía esa gran masa de luz, que ellos confundían con una fogata muy fulgurante.

Los primos de Shaun, Jean y Antoine Bornée Lawrence, creían que estaban en una gran extensión de unos pequeños polvos y grandes piedras amarillas. No sabían cómo se llamaban, pero sabían, que estaban en un lugar en el cuál hacía un clima terrible, todo lo contario a Torradía. Estaban desesperados, pero como Shaun y su hermano, recordaron los trucos que les había enseñado su gran tutor, el viejo, empezaron a cavar con todas sus fuerzas y pudieron  formar unas pequeñas montañas de aquel polvo desconocido.

Siguiendo el consejo de Ramiro, encontraron agua, pero esta era salada, era horrible, pero muy buena para refrescar el cuerpo; además juntaron todos esos polvos, y hallaron en ellos un sitio muy bueno para descansar, además como eran muy buenos científicos (en sus sueños), descubrieron el modo  de pasar de esa asquerosa agua a una digerible, sobrevivieron en esta inmensa masa de polvos raros y siguieron aventurándose en más campos, en territorios desconocidos como estos. En  ese momento, con la invención de los hermanos Bornée, en Torradía se crearon las playas, el océano, y con el agua dulce, los ríos, quebradas, paramos y lagunas.

Por último, Jordi Retalia, soñaba que estaba en una selva aún virgen, que ella en compañía de su gran amor, Shaun, iban a descubrir todas las especies de aves que pasaban por su hogar, pero no las encontraban, además Lawrence estaba empezando a aburrirse de ella, pero Jordi, después de todo lo seguía amando. Siguieron en su búsqueda, pero no daba resultados. Recordaron los consejos del sabio Aortamienti, Siempre cuando iban a cazar les decía a sus pupilos que había que tener calma e idear un plan para engañar a las aves.

Ellos idearon el mejor plan de todos: pusieron en una malla varios trozos de frutas, vegetales, planta y unos pedazos de carne que ellos traían para su expedición. Esperaron, dos o tres días, pensando que no iba a dar resultado, pero con paciencia esperaron otros cinco días y por fin todo el trabajo dio sus resultados, no encontraron solo aves, sino una gran manada de muchas creaturas aún desconocidas por ellos; habían especies, rápidas, pequeñas, carnívoras, herbívoras, con manchas y un montón de características más. Al mismo tiempo, en Torradía crecieron selvas, habitaron animales salvajes, muchas más aves, y el poblado también se llenó de felicidad, pasión, paciencia, responsabilidad, perdón y sobre el amor que puede tener una persona hacía otra.

Así los vidrios cayeron, los niños despertaron y en sus ojos se vio el reflejo de una nueva Torradia, alegre, calurosa, llena de vida y sobre todo con una gran imaginación que le dio a este pueblo una gran sonrisa, una nueva vida, un nuevo futuro.

 

 

 

 

 

EL JUEGO MÁGICO (Nicolas Rubiano)

EL JUEGO MÁGICO

Había una vez un niño, pero no era cualquier niño tenía cualidades especiales, era muy inteligente y aventurero.

Un día se encontró con una piedra que parecía una esmeralda, era una piedra especial pues contenía poderes jamás vistos. Al frente de la piedra se encontraba un juego llamado golosa, cuando el  niño vio el juego quedo emocionado y se puso a jugar, tomo la piedra que se había encontrado y la tiro para jugar en ese momento la piedra se abrió, abriendo así mismo un agujero negro  el niño muy asustado corrió pero el agujero  se lo llevo y quedo inconsciente. Al  despertar estaba muy confundido y asustado pero en ese momento se dio cuenta que estaba en un internado de niños  estaba en muy mal estado, el fue a buscar cómo salir pero todo estaba cerrado pero en ese momento se acerco un niño llamado Steve, quien le dijo, ¿Por qué estás aquí y como entraste? El niño le contó todo lo que había pasado, y Steve asombrado le dijo que buscara la piedra y jugar golosa  y de la misma manera volvía a su casa el niño le hizo caso y busco la piedra pero nada encontró, y al fin la piedra encontró pero también tenía que buscar el juego de golosa o sino encerrado quedara.

El niño entro en pánico y desesperado  corrió buscando en todos los lugares nada encontró y se hizo la idea de que se iba a quedar encerrado y se rindió, en ese momento apareció  una voz que le dijo las cosas no son difíciles de hacer, lo difícil es ponerse en situación de hacerlas  el niño descubrió que esa era la  solución y siguió el concejo. El niño encontró una puerta la cual abrió y el juego encontró y rápidamente lo jugo y gano y el niño a su casa llego y felizmente vivió.

LA IMAGINACIÓN Y LAS AVENTURAS NO TIENEN LÍMITES (Lina Correa)

LA IMAGINACIÓN Y LAS AVENTURAS NO TIENEN LÍMITES

Recuerdo poco a cerca del porque llegaron a este lugar, lo único que sé es que hacia frio, mucho para ser exacto, habían 3 personas, todos eran como hermanos durante el tiempo en el que estuvieron allí, fueron 4 años duros pues el invierno no se detuvo. Una de las mujeres se llamaba Sara, era hermana de la otra muchacha que decía llamarse Sandra, ella no estaba muy segura por lo que decidió nombrarse así, el hombre era David. Todos vivieron juntos desde que tenían memoria, en un pequeño pueblo muy lejano a civilización alguna, no conocían muy bien el motivo del  porque se encontraban allí, pero es algo que les había dejado de importar hasta que llegó ese fuerte invierno que nunca olvidaran.

Se  levantaron muy temprano como de costumbre no vieron nada anormal a parte del fuerte frio, el cual esperaban con ansias pues si tenían suerte nevaba, era una de sus épocas favoritas en todo el año pero cuando se dieron cuenta de que el invierno no cesaba comenzaron a preocuparse ¿qué sucedería si jamás volvía a salir el sol?, ¿qué pasaría con la cosecha?, ¿iban a sobrevivir? Ninguno lo sabían. Un día por la tarde contaban los copos de nieve cuando de un momento a otro vieron una gran máquina pasar sobre ellos no sabían que era pues para alguien que no está al contacto de las grandes civilizaciones el Internet es como un monstruo, en fin el aparato era un avión del cual cayo un gran cofre.

Los tres muchachos muy asustados por el misterioso contenido del cofre decidieron abrirlo, se dieron cuenta que adentro habían una serie de libros, unos eran de amor, otros de misterio y había un libro de aventuras, este fue el que más les llamo la atención aunque Sara y David no sabían leer, Sandra si lo podía hacer, por lo que ella al verlos tan interesados en este lo leyó. El libro era del típico hombre de nieve que con magia que cobra vida y hace miles de cosas con los niños que le ayudan en lo largo de la historia, ellos fascinados con el cuento lo guardaron muy bien para leerlo cada noche antes de dormir y mantener así el anhelo de una vida llena de magia siempre.

Se dieron cuenta que el invierno, el frio y la nieve no se iban, sabían que ya era tiempo de que el sol volviera a salir, habían pasado ya 2 años, era hora de que  brillara y diera fin a la helada, entonces ellos decidieron ir en busca de él y del hermoso cielo azul, pero eran consientes de que jamás lo encontrarían con tantas nubes negras tapándole, así que se acostaron frente a su casa mirando hacia arriba esperando un milagro, al hacer esto todos cayeron en un profundo sueño, los tres soñaron con los bellos rayos del sol en sus caras y la felicidad de este al verles tan contentos con su presencia, parecía que la mejor aventura que ellos tenían se encontraba en su imaginación, pero de un momento a otro un hombre apareció y dijo:- ¿Qué hacen todos ustedes en el suelo y por qué estan en este lugar tan solo y alejado de la ciudad?-les pareció que el hombre estaba algo enojado por lo que decidieron intentar ignorarlo, sin embargo este era muy insistente, por lo que decidieron decirle con sumo cariño y sinceridad:-Tranquilízate y usa tu imaginación para solucionar tus problemas .

Fue entonces cuando el hombre reflejo una gran sonrisa  y se desvaneció en el aire, después de esto los tres despertaron y vieron en el suelo una carta con su respectivo nombre luego de que Sandra les ayudara a David y a Sara, a leer las suyas, se dieron cuenta que estas venían del hombre del sueño quien había escrito las aventuras y los anhelos más profundos de cada uno  y en el último párrafo de lo escrito decía “que la mejor forma de vivir de una manera  aventuresca era dejándose llevar por la imaginación sin tener límites” .Entonces durante los otros 2 años de frio invierno hicieron lo que aquel hombre les había dicho y sin dejarse abrumar por las circunstancias tuvieron aventuras fantásticas y extraordinarias hasta que volvió a salir el sol con más fuerza que antes, pero aun así nunca permitieron que por el hecho de que dejase de nevar no utilizaran más su imaginación.

Y fue así como por el resto de su vida soñaron, anhelaron, imaginaron y desearon sus aventuras sin tener límites pues sabían que estos se harían realidad.

El Maestro del Hielo (Camilo Rozo)

El Maestro del Hielo

Yo me llamo Andrés, yo vivo en una tierra que ha surgido de la niebla, una ventisca que formaba el futuro de nuestro pueblo, en este pueblo no existen los peces, los tiburones, ni cualquier otra clase de animal marítimo, por el calor, se preguntarán como perduramos sí es indispensable beber para vivir, la respuesta es que nosotros cortamos la fruta en varios pedazos, y al mismo tiempo, lo ponemos en movimiento giratorio con una máquina, un aparato que luego es conocido como la “licuadora”, y ya que no tenemos agua, la sustancia que obtenemos del batido es espesa, yo siempre he tenido las ansias de salir de aquí, pues me siento molesto con el clima y siempre me he preguntado cómo será el agua.

Todo empezó con mi viaje a las otras tierras, que nosotros conocemos como las tierras “de los elementos”, pues las personas de estas tierras controlan la tierra, el rayo, el fuego y el hielo; siempre había tenido las esperanzas de ir a todas aquellas tierras, y por fin, alcanzaba mi sueño de salir de mi isla.

La primera isla que visité fue la isla del fuego, y aunque salía de mi rutina de mi isla natal, sentía un calor todavía más impresionante del normal y en este lugar no había que decir que no había agua, la gente de aquí no bebía nada, pero aun así sobrevivían; la isla del rayo fue la segunda en la que estuve, mientras más tormenta eléctrica había, más energía sentía la gente y más feliz se comportaba; la siguiente fue la isla de la tierra todos eran muy serios coincidiendo con el ambiente que era muy seco; la última isla en la que yací fue la isla del hielo, me encantaba la isla, pero lo extraño es que nadie manejaba el hielo, a excepción de un señor que llamaban “Sensei” y por el cual encontré mi llamado a ser el máximo maestro del Hielo.

Nunca regresé, aunque mis padres desde todo mi viaje me contactaron para que volviera, encontré muy agradable la isla y por siempre me concentré en mis estudios para llegar a ser el auténtico Maestro del Hielo.

EL NIÑO Y LAS MARIPOSAS AMARILLAS (Luisa García)

En una ciudad muy apartada del planeta, vivía un niño solo en una casita muy chiquitita y casi en ruinas que  había encontrado en el rincón de una esquina, porque su dueño, un perro, la había dejado abandonada. Era reconocida por su pobreza, pero también, porque a su alrededor sobrevolaban numerosas mariposas amarillas. Las personas que vivían a su alrededor o pasaban cerca de él, no lo querían, lo despreciaban, lo humillaban y algunas veces lo agredían. ¡Era tan indefenso!.

Un día, inesperadamente se quedaron sin techo por causa de un tremendo terremoto; muchos murieron por la intensidad del movimiento teúrgico y los que lograron sobrevivir, tuvieron que mudarse  a otros lugares porque todo quedo destruido.

El niño que se encontraba allí  en ese momento,  era una personita tan fuerte que hasta logró sobreponerse, no le paso nada, a pesar de la humildad de su casa pudo sobrevivir porque su vivienda había sido fabricada antisismos.

El niño a pesar de su pobreza y pasar tantas necesidades tenía sus sueños, quería ser médico, y no cualquier médico, quería ser el más importante y prestigioso del país. Fue a la escuela con todas las dificultades del mundo, siendo siempre el mejor; pasó al bachillerato y era brillante.

Para ir a la universidad se postuló en la facultad de medicina para una beca y la ganó. Se propuso ser el mejor y lo logró. Trabajó, consiguió dinero y logró abandonar la  casita que por tantos años lo había librado del frio, pero que también había sido testigo de horas de sacrificio y desvelo para lograr su cometido.

Se fue a vivir a un lugar maravilloso, que aunque extraño y solitario era mágico. Ocurrían cosas raras y sorprendentes, por ejemplo, el agua que era azul se convertía en color naranja y sabía a jugo de naranja, las nubes encontraban en el firmamento, de repente caían y se convertían en copos de nieve produciendo un aroma que dejaba sin aliento a sus habitantes; las estrellas que lanzaban destellos de luz y esplendor, bajaban, y de ellas caían asombrosas mariposas amarillas como una  lluvia, estas fueron las mismas que acompañaron al niño en su infancia y que llenaban de alegría aquel rinconcito lleno de ilusiones; a pesar de conocerla toda su vida le pareció una maravilla.

 Y es así como aquél famoso médico que fue reconocido no solo por sus conocimientos médicos, fue identificado como  el señor de las mariposas amarillas, siempre le acompañaban iluminando su camino. Sus habitantes vivían maravillados, se sentían orgullos, pues, todo era un espectáculo. Todos querían verlas y conocerlas.

El niño, que ahora era un hombre, educó a sus mariposas como bailarinas, e hizo campañas a través de ellas, convirtió su ciudad en un circo y con sus recaudos logró construir una gran escuela y un prestigioso hospital y en todos los puntos de ingreso se encontraban letreros que decían: “bienvenidos a la ciudad de las mariposas amarillas”. 

La mariposa que encontró su verdadero yo (Natalia Zuluaga)

La mariposa que encontró su verdadero yo.

Érase una mañana donde el sol resplandecía como fuego en chimenea, por donde se veía, la iluminación penetraba los ojos con un deslumbro muy exorbitante, en este caso un pequeño animal con grandes alas que lo podían hacer volar sobre cualquier cosa, pero tenía un defecto, ¿Qué cuál era?, era algo que alguien nunca se habría imaginado, y este se componía de un ala fracturada la cual, está cada vez que veía un grupo de mariposas amarillas (igual a ella), se quería levantar en los aires y sentir el viento pasar por su cuerpo para así poder ir con diferentes grupos de animales que la acompañen por largo tiempo.

¿Por qué tenía tal defecto?, pues en ese tiempo donde se veían las hojas en los árboles crecer y caerse, ella iba volando en camino con un grupo de mariposas de diferentes colores hacia un lugar donde se encontraba gran población de niños menores de 12 años los cuales jugaban en rodaderos, columpios y lo que más les gustaba, era correr por todos lados; ese día un niño de 3 o 4 años (aproximadamente), no se dio cuenta de que la bella mariposa estaba en el suelo y, por consecuencia le piso el ala derecha, provocando la fractura de su ala.

Después de largo tiempo de agonía, fue ayudada por una persona que la llevó a una pequeña curación; en ese lugar después de ser atendida, esta voló hacia el cielo nuevamente y cuando vio un grupo de mariposas igual a ella se fue rápidamente donde esa agrupación y se volvió una de ellas, tiempo adelante, sobrevolaban en lugares con mucha vegetación y gran variedad de habitante, desde ese entonces la gente al ver ese conjunto, lo llamaban: “La lluvia de mariposas amarillas”.

FIN

No nos dejaremos vencer (Erika Larrahondo)

No nos dejaremos vencer

Por: Erika Larrahondo R.

Es otro día cualquiera y los niños se reúnen puntuales en su lugar de aventuras, el único lugar en el que pueden jugar lo que quieran, y en donde a pesar de la lluvia incesable aún crece el pasto como hace tres años cuando el invierno comenzó y se vieron forzados a encontrar otra forma de divertirse.

Cada día inventan algo nuevo y hoy no será la excepción así que proponen y deciden hacer algo único, consiguen un pedazo de madera para usar como trineo, se montan todos y empujan un poco; dado que la lluvia tan fuerte inundo la calle, la idea funciona perfectamente.

Se deslizan dos cuadras y les gusta tanto que lo repiten cuatro veces, pero a la quinta repetición algo sucede, Carolina se cae casi llegando al final del camino y se lastima, no es algo muy grave, pero hay que atenderla. La llevan a la casa cojeando, pues se ha lastimado el pie y su madre dice que no seguirá jugando por hoy.

Los niños se reúnen a la mañana siguiente, muy puntuales como siempre, pero notan que Carolina no está, desconcertados van a la casa de Carolina y le preguntan a su madre si ella puede salir, pero contesta que no pues el pie le duele mucho.

Los niños queriendo jugar con Carolina le preguntan a su madre si pueden entrar, ella contesta que no y dice que se encuentra dormida, ellos se marchan pero Alex menciona haber oído una puerta cerrarse mientras hablaban con la madre de su compañera de juegos, así que deciden comprobar que esté dormida mirando en su habitación por la parte trasera de la casa.

Al llegar allí ven que está despierta y entran en su cuarto, en ese instante su madre entra también, se pone furiosa y les grita a los niños que se marchen, después de oponerse ellos obedecen pero no se van a rendir así que deciden reunirse al otro día e idear un plan que les permita jugar con Carolina.

FIN.